sábado, 14 de septiembre de 2013

PERFILES


Sonia Mena Delgado

“Voy a galope entre realidad y sueño, dejando mis pequeñas huellas con restos de tinta y macramé de papel.
Me gusta escribir y me apasiona dibujar…
Escribir pensamientos, ideas y disfrazarlas con palabras en forma de textos cortos que un día espero poder encadenar de algún modo.
Dibujar instantes con trazos rápidos de sentimientos en sus distintas tonalidades.
Uno de mis lugares favoritos:  Un paisaje de delgado horizonte y amplio cielo llamado Café de Palabras




INFLEXIÓN

Anoche me despertó la luna. Su luz cegadora me impedía abrir los ojos ante la inmensa oscuridad del cielo. Poco a poco fui tomando conciencia y cuando por fin pude divisar su presencia en la imagen panorámica creada ocasionalmente desde la ventana de la habitación, la pude sentir tan cerca…

Respiré hondo y me di la vuelta. En el armario se dibujaba nítida la silueta de mi ser que volvía a dormir agradecido enormemente por tu visita…

Sonia Mena Delgado



Más relatos en el  Blog 'Las huellas de Mendelinna'




domingo, 1 de septiembre de 2013

PERFILES



Jorge  Expósito Serrano
"Me llamo Jorge, del griego "Geôrgos": el que cultiva la tierra, y pretendo que mi tierra sea el saber y su fruto el pensamiento.

Tengo 17 años y vivo en Jaén, ciudad que me vio nacer y me guarda tantos recuerdos.

Estudio Ciencias, porque esconden los secretos del Universo, y eso es algo inconmensurable. Pero no podría vivir sin Letras, porque esas guardan los secretos del hombre, y obviarlas sería un error.

De mis aficiones podría decirse, a modo poético, que confluyen en la danza, porque la Literatura es el incansable bailar de las palabras, y la Música, un baile salvaje entre ritmo y melodía, y ambas colman el alma de igual manera.

Como empecé a escribir, por casualidad, llegué a conocer a mis nuevos amigos de "Café de palabras", cuya atención y apoyo guardo agradezco enormemente.

En su compañía y en la de otros tantos voy cruzando el tiempo con incansable ánimo, para algún día poder decir que he vivido."






La habitación del alma
  “Una casa sin libros es como un cuerpo sin alma”
(Marco Tulio Cicerón)

       No tengo sino libros empolvados,
de ilustre figura presentes,
de desafiante semblante riente,
y de pensamientos de días lejanos.

Los cuento por cientos.
Los hay grandes y pequeños,
mas ninguno baldío,
pues son de la ignorancia el escarmiento.

Y me llaman en silencio,
como la mar con sus olas,
que a sus aguas me avoca
en un instante etéreo.

 No quisiera sino tiempo
para todos ellos poder leerlos,
para recordar hechos que ya fueron
de un tiempo que ya no es.
                                   
Abrir el libro del estante olvidado,
beber el saber de sus páginas,
escuchar su lento murmullo callado,
 volar libre con los vientos de las palabras.

Respirar, sentir,
 leer, ¡vivir!

Pues es indiferente la vida
para aquel que olvida
un verso de amor
de una vieja canción,
como indiferente es el vivir
del enjaulado ruiseñor,
para el cual volar
siempre será una enfermedad.

Por ellos hemos de clamar, a cielos o infiernos,
que al tiempo permanezcan impertérritos,
a cualquier fuego ajenos,
en la mente pétreos
 y ante el olvido eternos.



Jorge Expósito Serrano